Derecho de Familia Enlaces
Información de Contacto

Oficina Legal de


Jeffrey B. Peltz. P.C.


26 Court Street, Ste. 503


Brooklyn, New York 11242


Teléfono: (718) 625-0800

División de Bienes y Valores en Nueva York

 

   Nueva York considera el matrimonio como una asociación económica. En un divorcio, no puede ser justo para ambas partes simplemente para obtener la mitad de los bienes que les pertenecen como pareja. La propiedad puede haber sido comprados durante el matrimonio y es en un solo nombre de las partes, o una de las partes puede necesitar más de la mitad de los activos debido a las circunstancias.

 

   El primer paso es determinar que la propiedad está sujeta a una distribución equitativa y que es independiente. Mientras que todos los bienes se considera objeto de una distribución equitativa, incluyendo empresas, bienes raíces, cuentas de jubilación y las pensiones, hay varias excepciones importantes a esta regla, incluyendo las siguientes:

  • Propiedad adquirida por una de las partes antes del matrimonio;
  • Propiedad adquirida por una de las partes después de haber sido separado legalmente;
  • Propiedad adquirida por una de las partes después del comienzo de una acción de divorcio;
  • Propiedad adquirida por una de las partes de la herencia;
  • Propiedad adquirido a través de una acción de negligencia (por ejemplo, accidente automovilístico o de resbalones y caídas);
  • Las pensiones de invalidez (sólo el pago por incapacidad y no la parte de pensiones);
  • Propiedad comprados por una de las partes a través de la venta o intercambio de bienes separados;
  • Propiedad recibida por una parte como un regalo de un tercero, y
  • Propiedad acordado por las partes en un acuerdo pre-nupcial o post-nupcial a ser propiedad separada.

   La propiedad que se considera por separado puede ser propiedad conyugal durante el matrimonio si fue puesto a nombre de ambos o lo contrario. Por ejemplo, si el dueño de una cuenta bancaria añade el nombre de la cónyuge a dicha cuenta, el dinero en esa cuenta está sujeta a una distribución equitativa. La propiedad separada también pueden convertirse en bienes gananciales, al menos parcial, si su valor de incrementó debido a los esfuerzos de la cónyuge que no es el título, el incremento del valor sería objeto de una distribución equitativa. Por ejemplo, si una de las partes compró una casa en su nombre propio antes del matrimonio, pero, después de que el matrimonio comenzó, el cónyuge del partido contribuyeron con dinero de su propia para renovar la casa, el aumento del valor de la casa por hacer la renovación está sujeta a una distribución equitativa.

 

   Una vez que las partes están de acuerdo, o, a falta de tal acuerdo, el tribunal determina que la propiedad está sujeta a una distribución equitativa, las partes podrán acordar o, en ausencia de tal acuerdo, el tribunal determinará un justo reparto de la propiedad entre las partes. Entre las cosas que el tribunal tomará en consideración son los siguientes:

 

   consideración son los siguientes:

  • resultados de cada parte en el momento del matrimonio;
  • resultados de cada partido en el inicio de la acción de divorcio;
  • propiedad de cada parte en el momento del matrimonio;
  • propiedad de cada partido en el inicio de la acción de divorcio;
  • Duración del matrimonio;
  • Edad de cada parte;
  • Salud de cada parte;
  • La necesidad de la custodia de ocupar dueño de la residencia conyugal;
  • La necesidad de la custodia de usar o poseer los bienes del hogar;
  • La pérdida de los derechos de herencia sobre la disolución del matrimonio a partir de la fecha de disolución;
  • La pérdida de los derechos de pensión en caso de disolución a partir de la fecha de disolución;
  • Cualquier concesión de mantenimiento (antes conocida como pensión alimenticia);
  • equitativa, el interés en, o la contribución directa o indirecta a la adquisición de los bienes gananciales por la parte que no tenga título, incluyendo:
  • Los esfuerzos conjuntos;
  • Los gastos;
  • Las contribuciones como un cónyuge, padre, trabajador asalariado o ama de casa y al potencial de carrera o de carrera de la otra parte;
  • carácter de líquido o no líquido de todos los bienes gananciales;
  • probables circunstancias futuras financieras de cada parte;
  • imposibilidad o dificultad de la evaluación de un activo o de interés en un negocio, empresa o profesión;
  • La conveniencia de mantener el activo o el interés en el negocio, empresa o profesión libre de cualquier reclamo o la interferencia de la otra parte;
  • Las consecuencias fiscales para cada partido;
  • La disipación de despilfarro de los activos por parte de cualquiera de los cónyuges;
  • Cualquier enajenación hecho en la contemplación de una acción matrimonial, sin tener en cuenta justo;
  • El seguro de salud de las partes, y
  • Otros factores que el tribunal expresamente encontrar a ser justa y apropiada.

   En esta sección se ofrece un panorama general de la ley en Nueva York sobre cómo la propiedad se divide en un divorcio. A menudo, la decisión del tribunal se guiará por los hechos particulares del caso. Si usted necesita un abogado con respecto a la división de los bienes y la propiedad, llámenos al (718) 625-0800 para una consulta gratuita.